#YoNoMarcho

Algunos sectores de la sociedad colombiana han convocado a una marcha que, según entendí al principio, tendrá como objetivo protestar contra la corrupción que se ha venido devorando al país desde tiempos inmemoriales pero que, al terminar el conflicto armado con las FARC, se volvió noticia de primera plana de todos los medios nacionales.

Antes que nada, debo reconocer que prefiero ver la corrupción en las portadas en lugar de los militares y civiles muertos a manos de la guerrilla. Eso ya es un gran logro del proceso adelantado por el Gobierno nacional.

El propósito de la marcha de luchar contra la corrupción que desangra las finanzas de nuestro país es loable, pero la marcha como tal tiene una serie de factores que me llevan a decir que yo no marcho.

#YoNoMarcho porque la marcha está liderada por el Centro Democrático. El partido que surge del expresidente Álvaro Uribe, que tiene por lo menos 9 de sus más cercanos colaboradores condenados por la justicia, 8 con investigaciones abiertas y muy avanzadas, y unos cuantos más prófugos de la justicia y hasta con paradero desconocido.

#YoNoMarcho porque los candidatos presidenciales respaldados por Uribe en 2010 y 2014 tienen indicios de haber recibido aportes de empresas que fueron o serían contratistas del Estado.

#YoNoMarcho porque otro de los que convoca a la marcha es el exprocurador y autoproclamado monseñor Alejandro Ordóñez, cuya reelección fue declara nula por el Concejo de Estado, ya que se comprobó que este personaje nombró en cargos de la Procuraduría a familiares y personas cercanas a quienes lo postularían para el cargo más adelante.

#YoNoMarcho porque a la marcha invita también Fernando Londoño, exministro, sancionado por el escándalo de las acciones de Invercolsa.

#YoNoMarcho porque el expresidente llama a salir a la calle, cuando está probado por la justicia que él compró su reelección ofreciendo notarías.

#YoNoMarcho porque los hijos del expresidente tenían terrenos en Mosquera que, de la noche a la mañana, fueron declarados Zona Franca.

#YoNoMarcho porque la convocatoria se volvió un “sancocho” y hasta le quieren forzar una relación con el plebiscito y el proceso de paz, que nada tiene que ver con el tema.

#YoNoMarcho porque también es de ese mismo grupo el hoy prófugo de la justicia, Andrés Felipe Arias, condenado por repartir subsidios para la agroindustria de manera ilegal.

#YoNoMarcho porque a la marcha invita el mayor sicario que trabajó con Pablo Escobar, alias “Popeye”.

Podría seguir listando razones para no asistir a la marcha, pero jamás cabrían en este espacio de opinión. En resumen, la razón es muy sencilla: #YoNoMarcho porque la marcha contra la corrupción está liderada por los mayores corruptos del país, buscando protagonismo con su tradicional oportunismo político lleno de cinismo y descaro, y con miras a lanzar a sus candidatos a las elecciones presidenciales de 2018.

Sin duda saldrá gente a las calles, los ya usuales borregos que van detrás del expresidente, haciendo y diciendo todo lo que les ordena su líder “moral y espiritual”, pero creo que somos muchísimos más los que tenemos más de un par de dedos de frente para entender que la manipulación de esta convocatoria no tiene lógica.

El sábado 01 de abril, yo me quedo en mi casa, #YoNoMarcho.

  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.