Regáleme una firmita

Pedir firmas para asuntos políticos se puso de moda. Antes de que firme alguna cosa, le tengo los siguientes consejos: 

  •       No crea en la independencia de la que tanto hablan. La mayoría de los que recogen firmas no están del todo separados de sus partidos (o de sus ex partidos).
 

Véalo así: algunos candidatos ya no hacen parte de esos partidos, pero en sus campañas se ofrecen incentivos desde esos partidos, y están llenas de voluntarios de esos partidos, y usted los ve con camisetas con el logo de esos partidos. Pero las campañas no son de esos partidos. ¿O sí?

 

Estas prácticas no son ilegales, pero no se trague el cuento de la independencia. A algunos políticos no les conviene que los reconozcan como miembros de ciertos partidos en este momento, pero esto no significa que no sigan siendo parte de ellos o que no defiendan su ideología.

 
  •       Sea prudente con los “regalos”. Si le ofrecen cosas como un mercado, una vivienda o un guarapo, y quiere aceptar, hágalo. Pero esto no significa que usted tenga que firmar algo. Su firma se la van a pelear como si fuera su voto, y le van a ofrecer cosas. Usted puede aceptarlas sin obligación de firmar.
 

*ofrecer cosas a cambio de votos o firmas es un delito. Se llama Corrupción de Sufragante y está explicado en el Artículo 390 del Código Penal. Los políticos se justifican diciendo que son labores sociales, pero vaya a usted a buscarlos en labores sociales cuando no es época previa a elecciones.

 
  •       No se deje llevar por discursos populistas. Usted va a empezar a escuchar cosas como “firme aquí para que la educación en Colombia sea gratuita” o “firme aquí si quiere que se acabe la corrupción ya” … Esto es para atraerlo a usted a firmar por un político y no porque todo eso que vociferan vaya a ser una realidad. Por más que uno quisiera. Pero ahora todos van a empezar a prometer y a ofrecer cosas de ensueño.

Viva con sus aficiones políticas, creencias y sentimientos hacia candidatos, pero trate de ser crítico. Y tenga en cuenta que el castrochavismo es algo poco probable en Colombia y que la ideología de género (la que están proponiendo aquí) es algo que hacen para crear controversia política. Tampoco la corrupción se va a acabar solo firmando una hoja.

  •       No firme por un político si en su empresa lo están obligando. Si la o lo amenazan con suspenderle el contrato o sacarlo del trabajo por no dar una firma están cometiendo un delito. El Código Penal, en sus artículos 386 al 396, establece nuestros derechos en materia de democracia y de la protección del sufragio, y esto en pocas palabras se explica como que es un delito no dejarlo a usted ejercer su democracia con libertad, u obligarlo o inducirlo a hacerlo según los intereses de otras personas. Usted puede denunciar estas actividades.
 

*También, el Código Sustantivo de Trabajo determina que  a los empleadores les está prohibido “Imponer a los trabajadores obligaciones de carácter religioso o político, o dificultarles o impedirles el ejercicio del derecho del sufragio” (Artículo 59, Numeral 5).

 

Si esto le sucede, presente una carta a su empresa explicando que quiere dar por terminado su contrato de “forma unilateral por incumplimiento del empleador” (todo esto en virtud del artículo 62, literal B, numeral 3 del mismo cuerpo normativo). Le tendrán que pagar las liquidaciones, sanciones e indemnizaciones a las que haya lugar según el tipo de contrato que usted tenga y del tiempo que lleve en la compañía.  Si no quieren acceder a esto, lleve el caso al Ministerio de Trabajo (con alguna evidencia), y si persiste, entable las acciones civiles correspondientes.

 
  •       Sepa que ni la Registraduría ni ningún otro organismo del Gobierno está recogiendo firmas para ningún político. Ni podrían hacerlo.
 
  •       Tenga en cuenta que las personas que recogen las firmas lo hacen normalmente porque les pagan y no porque crean en el candidato. En muchos casos ni lo conocen.
 
  •        Sepa bien por qué o por quién está firmando. Lea con cuidado el encabezado del formulario así le digan que son firmas para construir un hospital o para darle alimentación a unos niños.
 
  •        No olvide que la independencia puede durar poco. Volvemos a lo de ser independientes. Un candidato que se inclina por ese lado tiene cierto mérito (al querer hacer valer sus ideas sin el respaldo de un partido), pero es muy posible que en uno o dos años vuelva a acercarse a algún movimiento político.
 

Yo mismo le creí a cierto independiente que ahora es alcalde de alguna ciudad de Colombia, y que en este momento ha cambiado a más de la mitad de su gabinete por personas que pertenecen a los partidos políticos de los que antes se estaba alejando. De pronto, con tanto poder en el aire, ser político independiente en Colombia es imposible.

 
  •          Sea autónomo en sus decisiones políticas. O democráticas, o ideológicas, o como las quiera llamar. No haga lo que otros le digan: no haga lo que los otros le digan.
          

Lo bueno o malo que sea este país también está en sus manos. 

  • Twitter

1 Comentarios

  • image description
    Jorge sepulveda c 01 de noviembre de 2017

    Muy cierto su opinión felicitaciones

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.