Por qué el periodismo no convencional

“La información es un instrumento”, dicen los grandes medios y sus escuelas de periodismo, desde una perspectiva de Occidente. También hay quien dice que la información es poder, y es que controlar lo que otros pueden saber significa dictar tendencias, ocultar cosas que pueden ser importantes y crear corrientes de pensamiento. Es moldear la opinión pública.

Existen los grandes medios, que acaparan la atención y comparten la realidad desde su perspectiva. Aún en esta era de información y escepticismo, muchos creen que lo que les dicen estos medios es palabra de Dios.

Pero los grandes medios nunca serán tan grandes como para cubrir toda la realidad, por más que quisieran. Y muchos de ellos están sujetos a ciertas clases de poder, que desde sus intenciones económicas y políticas apartan al periodismo de su compromiso de veracidad y entrega oportuna de información.

En Colombia los medios más reconocidos –Caracol, RCN, El Tiempo, El Espectador, El Colombiano- pertenecen a élites con sus propias agendas e intereses. El músculo financiero que representan, y que sostiene a sus empresas, compromete la información al deber fidelidad a políticos, gremios, marcas, entre otros.

Y el periodismo debería ser independiente.

Por lo tanto, el cubrimiento de esa realidad, la entrega de esa información, debe multiplicarse. Necesitamos más noticieros porque hay más noticias, más cronistas porque hay más historias, más fotógrafos porque hay más momentos por retratar. Necesitamos más opiniones, más puntos de vista, más lugares desde dónde obtener más información.

Los medios, más que crecer, deben multiplicarse. Hoy en día, cualquier postura editorial es válida, y cualquier estilo de medio va a tener su público. Si existe más información, el ciudadano corriente va a tener más fuentes para consultar, contrastar y, más importante, cuestionar. Si hay más medios, y más puntos de vista, la opinión pública va a ser más completa y rica en argumentos.

No se trata de derrocar a los grandes medios, pero sí de desafiarlos. De establecer que ellos no tienen ni la única ni la última palabra, y de hacer buen periodismo sin tener que rendirse a cualquier poder. Aquí es donde las iniciativas de medios pequeños, distintos a los tradicionales, se hacen importantes y necesarias, porque transforman el monopolio de la información en un espacio que se presta para la pluralidad de pensamientos y el debate público.

El periodismo no convencional será lo que transforme a la información en un bien público, como debe ser.

  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.