Poligamia; en pareja, en equipo, y en privado

Es un tema complicado, de esos que no se deben tocar en la mesa con los abuelos, los tíos, o los amigos conservadores. No cabe duda de que en nuestra sociedad la poligamia ni siquiera es un tema debatible para la mayoría, es simplemente inaceptable.

En mi caso, por ejemplo, sí pienso que es un tema que la legislación regula, o limita por omisión y por eso debe discutirse, para hacerlo varios puntos deben ponerse sobre la mesa:



  1. La palabra “poligamia” tiene una connotación negativa en nuestra sociedad.

Las familias "de bien" de la sociedad colombiana tienen como base estructural una pareja, de hecho, idealmente una pareja heterosexual. Los medios alaban un matrimonio “sano”, donde no hay infidelidades. Para los políticos y las personas de relevancia pública, sería una tragedia que el país se enterara de que tienen varios esposos o esposas, cosa que ni siquiera es jurídicamente concebible.



  1. Hay un pacto, o una costumbre tendiente al silencio. La mugre bajo el tapete.

Nadie quiere decirle al jefe, a la abuela, o al compañero play del colegio que es polígamo. No nos digamos mentiras, no solo no queremos hablar de ello, sino que sentimos que nos harían a un lado si lo hiciéramos.



  1. El problema con la poligamia es un cliché Cccidental.

Más allá de las profundas y extensas discusiones sobre la división entre Oriente y Occidente, es claro que hay diferencias culturales entre los distintos grupos humanos. En este caso entre Asia, África, Oceanía, Europa, y América. Mientras en ciertas regiones de los primeros tres continentes mencionados es completamente normal encontrar prácticas distintas a la monogamia, pero en Europa y América, cuando alguien decide tener más de una pareja al mismo tiempo, se le señala, se considera inmoral e incluso ilegal.



  1. Es distinto ser polígamo, y ser promiscuo.

La poligamia no significa ´todos con todos’, ni ‘yo con el que quiera’, aunque esto sea lo que creen los monógamos normales. Sin ahondar en definiciones técnicas, y entendiendo que dentro de la palabra “poligamia” se podrían incluir diversas prácticas, cabe explicitar que el estar involucrado con dos o más personas no significa ser lo que en economía se llama bien de uso público.



  1. Ojo, la poligamia no siempre es machismo. Y no tiene por qué serlo.

La imagen que más se vende en Occidente de la poligamia, es la del iraní con cinco esposas de las que abusa sexualmente y a las que no valora. En primer lugar, esto es injusto con los iraníes, y con el Islam. En segundo lugar, el único ejemplo de poligamia no se encuentra en este contexto; hay sociedades matriarcales en África donde las mujeres pueden tener varios hombres, y como las leonas, son ellas quienes tienen un rol dominante en la sociedad.



  1. La poligamia podrá no estar expresamente prohibida, pero es socialmente punible.

Grandes democracias, conocidas además como países progresistas e incluyentes, entienden la monogamia como un pilar fundamental del Estado. Entre ellas, la República Francesa. Además, muchos países occidentales sancionan, o sancionaron durante largos años el adulterio y la infidelidad (incluso consentida por la pareja). Esto sin mencionar que los derechos de las personas que tienen prácticas distintas a la monogamia, jurídicamente hablando, se encuentran limitados, ¿cómo es que el hijo de mi papá y la otra esposa que vive en casa conmigo y con mi madre no es mi hermano?



  1. Es cuestión de gustos, y entre gustos ¿debe haber disgustos?

Revisando la cuestión emocional o sentimental me doy cuenta que quien ama a varios, no necesariamente ama menos. Poniéndolo así: monogamia y poligamia es elegir entre los siguientes dos: amar a alguien tanto que no necesitas querer a nadie más, que te basta y te sobra con una persona o por otro lado, amar tanto a la persona que la respetas por lo que es, y entiendes que como humano tendrá límites y aspectos en los que no es compatible contigo. Por ese respeto y ese amor a lo que esa persona es, buscarás lo que no puedes tener con esa persona en alguien más. De la misma forma tu pareja, que te ama y te respeta, buscará lo que tú no seas en alguien más para no obligarte a cambiar.

 

Y bueno, después de poner estos puntos sobre la mesa me atrevo a decir que no es cuestión de bien y mal, ni de legal e ilegal, sino una decisión de vida de cada uno y de la persona, o las personas, que lo rodeen.

  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.