Las vías de Medellín: ¡qué peligro!

Son las cuatro de la tarde y la autopista presenta un alto flujo vehicular. Entre pitos y carros acelerando, un motociclista que va de norte a sur se pregunta si hay algo más estresante que conducir en Medellín. Tiene quince años de experiencia como conductor, pero su seguridad no depende solo de él, sabe que comparte la vía con cientos de automóviles, buses, camiones, volquetas, motociclistas y ciclistas. Las problemáticas que más se evidencian en la vía son: exceso de velocidad, imprudencia, falta de experiencia, intolerancia, negligencia, irresponsabilidad y agresividad. El motociclista tiene toda la razón en sentirse vulnerable. 

 El Código Nacional de Tránsito establece en su artículo 55 que: “Toda persona que tome parte en el tránsito como conductor, pasajero o peatón, debe comportarse en forma que no obstaculice, perjudique o ponga en riesgo a las demás y debe conocer y cumplir las normas y señales de tránsito que le sean aplicables, así como obedecer las indicaciones que les den las autoridades de tránsito”. En el anterior artículo está claro que la responsabilidad es de todos, que cada agente que participa de un espacio vial tiene tanto derechos como deberes, que la vida del otro es tan valiosa como la propia. Por falta de consciencia y conocimiento de la norma, puede verse que la que protagoniza el ajetreo diario de la circulación en Medellín es la intolerancia. Pues aunque problemáticas más estructurales afectan y agravan la situación, el comportamiento del conductor, del peatón, del motociclista no mejoran el estado de las cosas.

El peatón que no utiliza la cebra ni el puente peatonal, el motociclista que se pasa el semáforo en rojo y el conductor que adelanta a velocidades altísimas o conduce en estado de embriaguez, hacen parte de una escena que parece no tener fin: accidentes, muertes, disputas que no solo generan caos, sino que vuelven las vías un campo de batalla.  

Las campañas educativas no han sido suficientes, el sistema es a veces  ineficaz, lento y corrupto. La educación vial debería impartirse en colegios y universidades y no dejarse a campañas, que en algunas personas causan más gracia que impacto. Las vías reflejan problemas sociales más profundos; que alguien casi tumbe a otro en la vía por querer ir de primero y responda con insultos ante la acción de la que es culpable, solo muestran la grave situación de intolerancia en la que vivimos. Que sea tan fácil acceder a un pase, que la ley sea tan laxa, que nadie piense que el cambio empieza en las acciones cotidianas, son el cóctel perfecto para el alto índice de accidentalidad. En lo que va corrido del año, según informes de la Secretaría de Tránsito, van 32.011 accidentes en Medellín de enero a septiembre. La segunda causa de muerte violenta en Colombia, con un porcentaje de 27,97% según cifras del Instituto Colombiano de Medicina Legal, son los accidentes de transporte.  

El cambio debe involucrarnos a todos: instituciones y personas. La actitud del conductor y del peatón debe reflexionarse y transformarse. Mantener la distancia, seguir las normas de tránsito, ir a la velocidad reglamentaria y lo más importante: ir con una actitud de respeto para proteger la vida propia y ajena, solo así las vías pueden dejar de ser un peligro.


  • Twitter

1 Comentarios

  • image description
    LarryFrupe 01 de noviembre de 2017

    http://escortpratodure.xyz/22-06-2017-2.php fake harry dating show best online dating site asian

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.