Ciudadanía plural: más allá de las barreras regionalistas

La reciente pugna entre el Chocó y Antioquia para reclamar la soberanía sobre Belén de Bajirá reaviva en la opinión pública el debate en torno al significado de la nación colombiana y los crecientes regionalismos. La recolección de firmas promovida por Luis Pérez lo refleja con claridad: fundamentada en la exaltación del ego paisa, busca declararse dueña de unos territorios que históricamente poca presencia estatal han tenido de cuenta de las dos partes. Así, tras el engañoso imaginario colectivo antioqueño con ínfulas de superioridad económica y cultural, se están moviendo en realidad dudosos intereses referentes a los recursos de Belén de Bajirá y la sospechosa iniciativa de la multinacional Anglo Gold Ashanti para colaborar en la divulgada firmatón.

A todas estas, ¿qué significa ser antioqueño? ¿Qué es Colombia para Antioquia? ¿Un obstáculo para su desarrollo? Muchas preguntas se agolpan en la evidente fragmentación del país: difícil es pensarse como colombiano, a lo sumo se piensa como rolo, caleño, pastuso… paisa. Nuestra diversidad cultural ha invadido el plano político, económico y social, hasta el punto de generar reticencias entre nosotros y en consecuencia, de crear impedimentos para trabajar conjuntamente por temas y decisiones que ineludiblemente nos unen y nos afectan en alguna medida.

En realidad, ¿de qué nos sirve crear un molde intransferible de lo que significa pertenecer a una región u otra o ser colombiano? Sin dudas, resulta pretencioso querer definir “lo colombiano” por fuera de lo local, pero, ¿eso hará que nos alejemos los unos de los otros? A fin de cuentas, mientras más retumben esos discursos divisorios en nuestras mentes, más favorecemos intereses sobre los cuales poco conocimiento fáctico tendremos y de los cuales no estaremos necesariamente beneficiados. Bien lo explicaba el abogado Leonardo García Jaramillo al afirmar que la disputa por Belén de Bajirá junto con la recolección de firmas era una cuestión de conveniencia, pues ni a Luis Pérez ni a ninguna otra figura política le gustaría que en su historial apareciera la pérdida de territorio mientras fue gobernador.

De este modo,  reconociendo la problemática tras la narrativa de ellos y nosotros, ¿cómo construir la idea de nación en medio de tanta diversidad cultural? ¿Cómo impulsar la cooperación entre identidades regionales? Michael Ignatieff, ex líder del partido liberal canadiense, lo esbozaba ya en su libro Fuego y cenizas: la naturaleza de nuestra política consiste en no imponer una única identidad nacional a nadie. No somos un país fundado en el lema “a partir de muchos, uno solo”, sino un complejo tejido de identidades que se solapan” (2014, p. 82). En pocas palabras, más allá de las diferencias, hay que ser conscientes de lo que nos une. Siendo honestos, una estructura económica y política compartida ya trae suficientes implicaciones generales.

Ahora bien, trascendiendo aún más lo anterior, somos, de manera indistinta ciudadanos colombianos. La ciudadanía debe convertirse en un elemento importante para nuestra construcción de país, dado lo complejo que resulta desde el ámbito cultural. En El ciudadano y la política, María Teresa Uribe de Hincapié da cuenta de ello: la integración o cohesión pública de ciudadanos no demanda homogeneidad o unidad, su fundamento es la diferenciación, y el respeto (no indiferencia) a la multiplicidad de identidades devenidas de lo vivido (2001, p. 147).

En definitiva, la posibilidad de sacar adelante un proyecto de país radica en nuestra decisión consensuada de congregarnos bajo unas mismas reglas de juego, sean estas los derechos humanos, la preservación de los recursos nacionales, y la defensa y mejoramiento de nuestro sistema democrático. Es decir, los aspectos que nos unen y nos recuerdan que la vida en comunidad es la que nos permite subsistir y realizarnos como seres humanos.

  

Referencias:

URIBE, M. (2001). El ciudadano y la política. Medellín, Colombia: Corporación Región.

IGNATIEFF, M. (2014.) Fuego y cenizas. Éxito y fracaso en política. México, D.F.:  Santillana Ediciones Generales, S.A.

PAREJA, D. (2017). ¿Qué pasará con las firmas recogidas para defender a Belén de Bajirá? EL TIEMPO. Recuperado de: http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/que-paso-con-las-firmas-de-antioquia-sobre-belen-de-bajira-101780

  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.