Vida para la palabra

Una historia de animales  (la tortuga, el elefante, la jirafa, el ratón y el león) que querían alcanzar la luna para probar su sabor y que por medio de un trabajo en equipo, pudieron tomar un pedazo de esta y sentir el gusto de lo que más deseaba cada animal.

Y una narración de Peranza, una niña huérfana que era golpeada por su abuela siempre que le llevaba la contraria y se quería poner zapatos de colores. La abuela era una señora de fuerte carácter que crió a sus siete nietos descalzos por la falta de dinero para comprarles zapatos, pues ellos tenían un par y los debían usar solo para ir a la iglesia católica.

Isabel Cano y Salomé Moncada, dos niñas de menos de 13 años, fueron las encargadas de abrir el XVII Festival entre cuentos y flores que se realiza cada año durante la celebración de la  Feria de Flores. Ellas son cuenteras ganadoras en la categoría infantil del Festival Medellín 50, el cual es clasificatorio para elegir a los mejores cuenteros del Valle de Aburrá.

La Casa Teatro El Poblado fue uno de los lugares donde se llevó a cabo el Festival Entre cuentos y flores, para el cual, como artista internacional invitado, de La Paz Bolivia, estuvo uno de los mejores cuentistas, Roberto Espinal, quien desde hace ocho años empezó a contar cuentos y quien además, es actor de teatro desde hace 16 años. El cuentero les narró a los niños seis historias, las cuales transmitían mensajes de amor, cooperativismo, alegría…

Las narraciones eran: sobre Indalecio, un niño que se enamoró de Silvi y luchó siempre por su amor a través de cartas hasta que lo consiguió;  Meisy, una ratona que le enseñó a sus amigos sobre la verdadera amistad; una bruja que se olvidó de la civilización y cuando volvió a ella, se dio cuenta de lo destruido que estaba el medio ambiente; un castillo de un rey ratón que entendió el valor de la perseverancia al ver a un ratón pelear hasta el final para casarse con su hija, y una historia de un jardín de bichitos contado con tapitas de gaseosa, para enseñarle a los niños el valor de la amistad.

“Contar cuentos para mí es una búsqueda propia por saber qué es contarlos. Es una entrega total y una comunión entre narrador y cuentero. Yo me desnudo ante el público, entro a través de sus sentidos, porque esa comunión que debe existir la estamos olvidando a raíz de la tecnología, y al público hay que darle armonía y amor”, menciona Ricardo Espinal.

  
  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.