Drácula, el vampiro que da risa

Hacer comedia reflexiva no es tarea fácil, ¿cómo lograr que un vampiro deprimido y solitario haga reír a carcajadas? Eso es lo que logra Carlos Mario Gallego con un vampiro que no da nada de miedo, espectáculo presentado en Casa Teatro el Poblado el pasado fin de semana.

Bram Stoker escritor de la novela gótica Drácula no fue el creador de la figura del vampiro, sin embargo, su libro hizo que saltara a la fama e inspirara obras teatrales, películas e incontables adaptaciones. Fue una de esas adaptaciones Nosferatu el vampiro, película muda de 1922 dirigida por F.W Marnau, la que  Gallego toma como referente para su representación de un Conde Drácula que como el Conde Orlok no produce mucho terror.

La eternidad, esa ambición que ha llevado a la locura a tantos hombres y mujeres, no es para este Conde motivo de alegría u orgullo. Por el contrario, cuenta con voz melancólica, cómo es vivir hasta el fin de los tiempos en un país como Colombia, donde la realidad parece un chiste. Y es que, además de política, el humor también tiene espacio para abordar las paradojas de la existencia. Drácula cuenta con voz taciturna situaciones tan cotidianas y tan colombianas que arranca risas a niños y adultos por igual. Tal ha sido la desesperación de este pobre vampiro, que en búsqueda del descanso, se ha intentado suicidar de mil formas y ni siquiera sacando plata de un cajero en Barrio Triste a las tres de la mañana o metiéndose en un préstamo gota a gota, ha tenido éxito.

En ese estado de eterna juventud las ventajas de la vejez le están vedadas al Conde, que  se queja de llevar siglos intentando entrar a un grupo de gimnasia de la tercera edad y no poder cambiar de ambiente, condenado a la soledad de su ataúd y de una sociedad que lo rechaza por los otros “vampiros” que dejan muy mal el nombre de su gremio.    

Una experiencia que sin duda hará doler a más de uno la panza de tanto reír y que reemplazará la imagen del Drácula aterrador por la de un Drácula colombiano sin vida social y que además baila, canta y reflexiona sobre la muerte, la vida, la soledad, la humanidad y la sociedad colombiana con una expresión triste, cansada y desilusionada. Una combinación magistral del humor negro a través de temas trascendentales y cotidianos con los que seguro la audiencia se sentirá identificada.

FOTO: casateatro el poblado
  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.