Entrevista a Ricardo Yepes, concejal de Medellín

Bajolamanga.co conversó con el concejal Ricardo León Yepes Pérez del partido Cambio Radical, para conocer sus impresiones sobre la crítica realidad que vive Medellín en materia de seguridad.

Recientemente Yepes causó polémica cuando aseguró que el corregimiento de Altavista necesita una intervención del tipo de la Operación Orión, respetando eso sí, los derechos humanos de sus habitantes. Hablamos con él de eso y de otros temas en la siguiente entrevista realizada por Felipe Velásquez.

 

Señor concejal, la situación de seguridad en la ciudad es bastante delicada, si revisamos las cifras que constantemente publica el SISC de la Secretaría de Seguridad (Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia), nos damos cuenta de que en materia de homicidios la cifra está creciendo considerablemente. No obstante, en el corregimiento de Altavista, la situación es particularmente delicada. Si un lector quisiera entender lo que sucede específicamente en este territorio, ¿usted qué le diría?

Al alcalde lo estamos arropando muy exclusivamente en el tema de seguridad, lo que hoy le está pasando a la ciudad es un reacomodamiento de las bandas criminales. Tiene que haber un acompañamiento también de la rama judicial, si esto no pasa es muy complejo resolver el problema en los territorios.

Hoy siento que Medellín ha retrocedido en temas de seguridad, no es solamente Altavista hay otras comunas, el tema del centro sigue complejo. Se ha estado haciendo una inversión importante en este sector de la ciudad, pero aún siguen ocurriendo sucesos violentos en él. La comuna 8, la comuna 5 y la comuna 13 presentan algunos brotes de inseguridad. Pero sin dudas es Altavista el corregimiento que tiene más problemas de seguridad. 

Altavista debe entenderse como un territorio atípico al resto, tiene cuatro entradas y cada una se comporta de manera diferente. La problemática está en el centro del corregimiento donde más inversión se ha hecho. Las inversiones sociales no son las únicas que deben llegar, se necesita de igual manera infraestructura (escenarios deportivos, mejores vías). Hoy Altavista a la fecha tiene el doble de homicidios que el año pasado. La delincuencia se está disputando el territorio por el comercio ilegal, hay más o menos 7 grupos en esas disputas. Es un tema muy delicado.

   

La presencia de la fuerza pública en la zona ha generado sentimientos encontrados. En las veredas de Altavista Central y la Esperanza la desconfianza hacia las autoridades es bastante grande, después de que se le haya atribuido a un uniformado un doble homicidio. A partir de este episodio, ¿considera usted que la intervención directa del “pie de fuerza” se está haciendo correctamente?

Las instituciones tienen muchas fallas, porque son manejadas por seres humanos y como seres humanos cometemos errores constantemente; para uno es muy difícil, pero uno ha escuchado que de la policía han existido maltratos a la comunidad e incluso complicidad con los delincuentes. Hay gente de Altavista que me busca y me cuenta, por eso cuando yo hablé de una intervención contundente es porque ya lo había escuchado de gente de la comunidad. Si hoy no hay una intervención, muy posiblemente va a pasar lo que pasó en la comuna 13 en el 2002, pero esta se debe realizar garantizándole los derechos humanos a la comunidad, acompañados de la personería pero en definitiva hay que actuar pronto.

 

 

 

¿No considera que la intervención pueda convertirse en una nueva “Operación Orión”?

Pienso que no se puede comparar porque son situaciones diferentes. De la Operación Orión se escuchó que por un lado el ejército actuaba y por el otro lado lo hacían los paramilitares, mientras la delincuencia se defendía; en Altavista puede que se lleguen a cometer algunas violaciones a derechos humanos. La idea sería no cometer esos errores e intentar arropar a la delincuencia para que se puedan reincorporar a la sociedad. Para que esto ocurra es necesario hacer una intervención bien planificada donde todos los estamentos tanto institucionales como sociales participen generando así las herramientas suficientes para no cometer los mismos errores del pasado.

   

¿Existe un contexto generalizado en la ciudad que ha permitido la expansión de la violencia en algunos sectores? ¿Están las Bacrim y los grupos armados ilegales rearmándose ante un retiro institucional?

Hay varios factores tales como históricos, culturales y sociales, pero específicamente esto en Medellín obedece a un tema económico. Permitir que a una ciudad como Medellín, a nivel nacional, se le permitiera avanzar tanto al narcotráfico, le ha hecho mucho daño a la sociedad. Cuando empiezan a mostrar plata fácil, los jóvenes se salen de la legalidad y dan el paso hacía la ilegalidad. Cuando esos jóvenes empiezan a ganar dinero, es muy difícil recuperarlos para la sociedad.

   

Cada día aumentan las cifras de jóvenes pertenecientes a las articulaciones delincuenciales en la ciudad. ¿Cómo podemos recuperar, como ciudad, a estos jóvenes que se encuentran en el conflicto armado?

La institucionalidad es la que debe poner todo su potencial para hacer una gran política pública de seguridad y resocialización, que junto a la rama judicial, sistema penal y educación sean realmente importantes para la recuperación de los jóvenes. En este sentido las inversiones sociales deben ser fundamentales para tal menester. Pero sin una institución fuerte es imposible.

   

¿Cómo está la ciudad en el tema de desplazamiento interno? ¿Cómo debería abordarse la problemática y visibilizarla para que la ciudadanía entienda la gravedad de la misma?  

En diferentes comunas se está desplazando a la gente de sus hogares, los están haciendo irse de sus territorios, tanto gente buena como los mismos delincuentes viven esta situación. En el caso de los delincuentes por llegar a perder el control del territorio y es muy delicado porque empiezan a buscar zonas débiles donde puedan seguir delinquiendo.

Anteriormente en la comuna 13 se veía un gran nivel de deserción escolar, los niños tenían miedo de ir a los colegios, igualmente los padres tenían que tomar muchas precauciones para poder ir a trabajar, y esto lo estamos volviendo a vivir en Altavista de alguna manera. Aunque no quiero que sobredimensione un Altavista, que lo estemos estigmatizando, porque además esto también empezaría a afectar a los barrios aledaños, pues los habitantes de Aliadas y la Loma de los Bernal están sufriendo esta estigmatización y optan muchos por vender sus apartamentos, ante el terror de lo que pueda ocurrir en este corregimiento de la ciudad.

   

¿Cómo concejal considera acertadas las decisiones de la Alcaldía en materia de cultura y juventud?

Fui gran defensor del plan de desarrollo donde se adjudicaron 686 mil millones para todo el tema de cultura ciudadana. Nosotros tenemos que hacer esfuerzos muy grandes en materia de cultura ciudadana, y no solo se trata de hacer eventos de música, en términos generales, tenemos que empezar a invertir más en la transformación de nuestros jóvenes. A la Secretaria de Cultura, le ha faltado en este campo.

En materia de juventudes el presupuesto es poco, pero pienso que Juana Botero venía haciendo unos trabajos muy interesantes con el enfoque que le venía dando a estos proyectos. Recibimos con su sorpresa el cambio de gabinete en esta secretaría.

   

¿Cómo considera que es actualmente la participación de los jóvenes en los debates públicos que se dan en la ciudad?  

Pienso que la participación de los jóvenes es pobre, y que esto se debe en gran medida a las políticas públicas y los responsables de la educación privada. Los jóvenes deberían ser los menos apáticos a la política, nosotros ya vamos de salida, y la pregunta es a quién le vamos a dejar los cargos. Soy un convencido de que la administración pública debe tomar una dirección hacía los jóvenes y crearles un sentido de pertinencia por la ciudad y las instituciones que la gobierna. Entendiendo la política como una herramienta para construir ciudad en todas sus dimensiones. El espacio de los jóvenes en la ciudad empezó como Metrojuventud, luego pasó a ser un sub y ahora es una Secretería, lo que significa que hay un avance en esa materia, sin embargo aún le hace falta más propuesta.

   

¿Finalmente, Concejal, qué falta por hacer para  evitar más problemáticas sociales y de orden público tanto en Altavista, como en el resto de la ciudad a futuro?

Esa es la pregunta del millón, pero yo soy un convencido de que hay que trabajar desde abajo; en el corto plazo será muy difícil que nosotros empecemos a ver la Medellín ideal. La educación es determinante, a los niños hay que inculcarles a visualizar una ciudad globalizada, hay que enseñarles a leer muy bien, que empiecen a entender lo público, hoy lo que se hace es mitigar siempre sobre el problema, y si esto no lo hacemos entre todos es muy difícil sacar la ciudad adelante. En Medellín nos quejamos mucho pero pocos son los que buscan soluciones.

 

Foto tomada de Topit.me

  • Twitter

1 Comentarios

  • image description
    sverigapotek 15 de septiembre de 2017

    alternativ billigt, http://sverige-apotek.life/dexaltin.html , köpa i USA pris.

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.