Genios de su tiempo, hijos de la adversidad

A lo largo de nuestra historia, encontramos que muchas de las grandes personalidades que llegaron a marcar sus respectivas épocas, fueron personas salidas de lo normal, pero lo eran porque su contexto también fue único, tan único que hacían de estos personajes lo propio, personas singularmente geniales.

En todas las expresiones culturales hay personas que sobresalen dentro de su propio campo, de su propio estilo, algunos incluso, precursores de nuevos movimientos. Desde las ciencias aplicadas, donde encontramos a un Srinivasa Aiyangar Ramanujan (búsquenlo, hasta película biográfica tiene y es bastante buena) hasta la pintura y la literatura. ¿Qué tienen todos ellos en común? Para mí, la adversidad.

Creo que genios nacen y mueren a diario sin pena ni gloria. Sociedades como la nuestra en lugar de promoverlos, terminan silenciándolos, matándolos en el sentido figurativo de la palabra, a no ser de que se trate de aquellos a quienes por conveniencia deben de verdad “silenciar”. Pero tenemos a quienes a pesar de las circunstancias más adversas resaltan, así sea póstumamente.

Basta con ver las biografías de los grandes exponentes del arte para darse cuenta de que gran parte de su obra parte de la tristeza, de sus traumas y la exteriorización de ellos. A modo de terapia – si es que así puede llamársele, y con el perdón de los psicólogos que lean esto- desahogan en las letras, la pintura o las ciencias del espíritu o las duras, todas sus penas logrando con ello cambiar vidas; logrando con ello cambiar el mundo.

Obvio, en muchos de estos campos se dan cuenta de su genialidad, consiguiendo con ello resaltar en vida y, por ende, lucrarse. Uno de los escritores más prolíficos – y uno de mis favoritos- del siglo XX y que sigue estando muy vigente hoy en día, es Stephen King. Con sólo hojear un poco su obra, uno nota que es él mismo en todo momento. Este autor exterioriza en su obra lo que él mismo reconoce como miedos propios, el resultado: el autor de terror más leído.

Franz Kafka, muy conocido por su Metamorfosis, escribió muchas otras cosas que visibilizaban, entre otras, sus relaciones propias, sus disfuncionalidades familiares y sociales, en tanto que era un judío del entonces Imperio austrohúngaro en una Europa en la que el problema con la diáspora se empezaba a visibilizar con una fuerza nunca antes vista. ¿Qué pasó? Su obra entera es hoy material de estudio no sólo de los estudiantes de colegio, sino de los más cualificados críticos literarios del presente. Y así montones.

Cuando alguien se desanima haciendo algo porque “eso no va a resultar”, creo que debería fijarse más en el pasado y en quienes sí han hecho que funcione: personas a quienes la adversidad sólo las hizo más fuertes en lo que hacían. Ese producto u esa obra eran su única y desesperada forma de salir de la realidad o evidenciarla. Amoldarse a la crudeza, reflexionarla y exponerla es lo que en su momento pocos, pero hoy muchos, han usado incluso, para cambiar la realidad. La presión los hizo lo que son, tal como a los diamantes.

Imagen tomada de GDSRadio

  • Twitter

0 Comentarios

Ingresa su mensaje

Dejanos su comentario..


Quiénes somos?

Bajolamanga es un medio de opinión informal y alternativo que invoca las palabras para detallar, a la luz de quien escribe, la caracterización de una situación particular que el columnista retrata.

Y así de diversas como son las palabras y las opiniones, así nos proyectamos nosotros, con una única consigna y afiliación: la de la pluralidad, la que permite hablar, debatir y construir a partir de la diferencia y el respeto.

Publicidad
image description
Suscríbete

Recibe nuestras columnas más visitadas del último mes y mantente informado de nuestros eventos proporcionándonos los siguientes datos.